Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

1983/2018: Treinta y cinco años de Encuentros de Juventud

Los Encuentros Internacionales de Juventud de Cabueñes celebran este año su trigésimasexta edición. Se cumplen 35 años de unos Encuentros en los que muchas personas han aportado ideas, propuestas, debate…, hablamos de políticos, técnicos, investigadores, representantes del mundo asociativo y, por supuesto, los propios jóvenes que nunca han dejado de responder a la llamada de Cabueñes. Todas estas personas han hecho posible, no solo la celebración de la edición de cada año, sino también la evolución que se ha producido con el tiempo, tanto en la propia estructura y concepción de los Encuentros como en las políticas de juventud que se han desarrollado desde los distintos niveles de la Administración y del tejido asociativo juvenil.

Julio de 1983 fue el momento en el que Cabueñes dejó de ser nada más, y nada menos, que una parroquia semi rural de Gijón y pasó a convertirse en el símbolo de las políticas de juventud de todo el Estado. Nacían unos Encuentros singulares en un entorno sin duda singular, la antigua Universidad Laboral de Gijón, el edificio más grande de España y símbolo de un concepto de Estado que estábamos ya dejando atrás ¡qué enorme y productivo contraste!, ¡unos encuentros de jóvenes y para jóvenes en un edificio con tantas reminiscencias del pasado!

En aquella primera edición, el entonces Director General de la Juventud, Ignacio Quintana, decía en la inauguración que los Encuentros nacían con la vocación de consolidarse "para que al término de esta primera experiencia, podamos decir con seguridad que vamos a preparar los  del próximo año". Y, si, hoy podemos decir que se han consolidado, con diferentes formatos, variados modos y maneras, distintas ubicaciones incluso pero, eso sí, conservando siempre ese espíritu de búsqueda, de intercambio de experiencias, de debate, de colaboración, el espíritu “Cabueñes”.

Durante las dos semanas de duración de la primera edición los más de 1.000 participantes que acudieron a la llamada de Cabueñes, debatieron intensamente e intercambiaron toda clase de experiencias en un ambiente distendido y motivador. Se trataba de hacer de Cabueñes un "punto de atracción de jóvenes con mochila", que encontrarían en el recinto de la antigua universidad laboral de Gijón "una especie de cama elástica que pone la Administración para que cada uno salte si quiere y diga lo que le apetezca" utilizando las palabras del entonces Director General de Juventud.

Se decía entonces en la prensa nacional que “la informalidad y la flexibilidad son las principales características de estos encuentros” pero hay que señalar que eso nunca estuvo reñido con el trabajo y el rigor a la hora de abordar los temas que ocupaban las aulas: artesanía, ecologismo, pacifismo, nueva cultura y patrimonio histórico artístico, empleo, educación y formación, medio ambiente, escuelas taller, deporte, investigación ganadera, Consejos de juventud, drogodependencias, integración social, racismo, tolerancia, mujer joven, vivienda…, temas del momento. Y entonces, como siempre, los Encuentros no eran una isla, eran absolutamente permeables a la actualidad, buscaban la mezcla, no solo de jóvenes de distintas geografías sino también y especialmente, con la ciudad que los acogía y su vida cotidiana.

1983 –Primer edición

Tras la inauguración oficial, las autoridades y jóvenes participantes se trasladaron a pie hasta el muelle de Gijón en una marcha abierta por titiriteros -y que en algunos momentos se llegó a confundir con otra manifestación convocada en protesta por los vertidos nucleares.

En los años siguientes muchos fueron los temas que tuvieron su lugar en Cabueñes: animación sociocultural, cooperativismo juvenil, ecologismos, cultura rock, creatividad, ciencia, nuevas tecnologías, reforma de las EEMM, espacio iberoamericano, empleo, etc. Seminarios que se complementaban con todo tipo de actividades como una feria del vídeo, actuaciones musicales y teatrales y talleres dedicados a la radio y al periodismo. Jóvenes de toda condición y procedencia tenían la oportunidad de compartir espacio con concejales, directores generales y ministros que acudían a Cabueñes en las distintas ediciones.

1996 - Traslado al centro de la ciudad

En la edición de 1996 los Encuentros dejaron la Universidad Laboral, el Cabueñes que los vio nacer y se ubicaron en el corazón de la ciudad, en el Centro de Cultura Antiguo Instituto. Nueva ubicación, nuevos temas, nuevos retos. Conservaron, sin embargo, el nombre porque Cabueñes, más allá de ser un lugar geográfico, es una referencia obligada a nivel estatal en políticas públicas en materia dejuventud; hablar de Cabueñes es hablar de investigación, análisis y debate, de confrontación de ideas, de realización de propuestas y de búsqueda conjunta de soluciones a los problemas e inquietudes de los jóvenes. Hablar de Cabueñes eshablar de los más de 20.000 jóvenes que han pasado a lo largo de estos 35 años por los Encuentros.

Tras estos 35 años de andadura, la sociedad española ha cambiado radicalmente. Hemos conseguido mayores y mejores cotas de bienestar, se han abierto nuevas oportunidades, pero también nuevos retos y amenazas, algunos de los problemas que preocupan y afectan a la juventud permanecen e incluso se han intensificado en los últimos tiempos. Por eso, hoy, como siempre, sigue siendo necesario contar con este gran espacio de encuentro e intercambio plural y abierto para los y las jóvenes del estado español, una apuesta por la formación que pretende renovarse cada año para seguir siendo un instrumento útil en la sociedad de la información y el conocimiento.

2018 - ¿Y ahora qué?

Pues este año volvemos a cambiar de ubicación, si, estrenamos edificio, la antigua Escuela de Comercio de Gijón que, desde el 2 de mayo, es la nueva sede del Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Gijón. Se trata de un equipamiento en el que los y las jóvenes de Gijón disponen de espacios para la información, el encuentro, la formación y el estudio y que, estamos seguros, será una fantástica sede de Kbuñs.

¡Nos vemos en Kbuñs!